delimitador
Bienvenidos
flechitaNuestra Comunidad flechita2 Las Hermanas
Nuestra Comunidad
Las Hermanas
Hermanas

 “Un solo corazón y una sola alma hacia Dios” es el gran lema agustiniano que nos sirve de estímulo y referencia en nuestra vida comunitaria y que intentamos hacer vida en lo pequeño de cada día.

Nuestra comunidad canonical está compuesta, en la actualidad, por veintidós hermanas con edades comprendidas entre los 99 y los 27 años. De las veintidós, tres viven en Drezdenko (Polonia) en una nueva fundación surgida de esta Comunidad: la Canónica Mater Salvatoris.

Dentro de nuestra particular vivencia carismática, nos sentimos llamadas a testimoniar la alegría que experimentamos a través de nuestro sencillo acontecer diario.

La plegaria litúrgica y personal, que alimenta nuestra consagración a Cristo, vida nuestra.  La acogida, que nos libera y capacita para amar con una amplitud nueva y renovada. La fraternidad, que nos hermana entre nosotras y nos lleva a estrechar lazos de amor y amistad con todo aquel que se acerca a nuestra casa.  La diocesaneidad, o sea nuestra inserción en la Iglesia local, es una constante en nuestro modo de ser y vivir nuestro carisma orante. Estos cuatro pilares fundamentan nuestra existencia y son fuente de donde emana el gozo que vivimos y al que nos sentimos llamadas a compartir con los demás.

Vivimos la certeza confiada de que nuestra existencia es FECUNDA no sólo para la Iglesia -a la que nos sentimos plenamente asociadas- sino también para el hombre y la mujer de hoy que, en lo más profundo de su ser, experimentan también ese deseo de absoluto que sólo en Dios se puede hallar en plenitud. Nos impresiona y agradecemos la confianza de quienes valoran en nosotras esos gestos sencillos que ofrecemos por medio de la acogida y la escucha atenta. Los gozos, sufrimientos e inquietudes de los demás nos hacen tomar conciencia de la necesidad y urgencia de nuestra entrega silenciosa a Dios por todos ellos. La oración cotidiana ‘ensancha’ nuestro interior, acogiéndolo todo desde esa misteriosa pero eficaz maternidad espiritual a la que hemos sido llamadas.

delimitador